Premios 20Blogs

17.12.07

Repartos Y Amigos

De siempre me ha causado curiosidad el tema de cómo los amigos van hacia un lado o hacia otro en las rupturas sentimentales. También me ha causado curiosidad siempre el reparto de los "bienes" intercambiados en cualquier relación amorosa de todo calibre.

Bien por experiencia propia o por observación me he dado cuenta de las múltiples situaciones en relación con los amigos que suceden cuando una pareja se rompe:

- Esta la pareja que ella no soporta a los amigos de él. Es una buena opción a la hora de romper pues sabes que todos y cada uno de tus amigos te apoyarán a ti. El sentimiento es mutuo y a ella tampoco la soportan. Así que cuando todo se acaba, tan tranquilo. La ponen a parir, igual que durante todo el largo camino de la relación, pero con más énfasis.
- Esta la pareja en la que ella tiene y quiere tener un millón de amigos (como diría Roberto Carlos). Pero él llega a su vida y se apropia de la vida y de los amigos. Los amigos de ella pasan a ser casi más de él y, por supuesto, llegan los celos. Cuando se rompe el amor (no necesariamente de tanto usarlo), los amigos de ella pero que al final son casi más de él, la miran con recelo y te alegra saber que a partir de ese momento nada fue como antes.
- Está la pareja que no hace separación de amigos. Ni una sola capitulación que diga cuáles son tus amigos y cuáles los míos, sino que los compartimos. A veces porque has conocido a esa persona en el mismo grupo de amigos común o bien porque has ido haciendo amistades que luego es dificil repartir.
Por regla general esta situación es la más equitativa porque cuando pasas a ser ex-novio (y no porque te cases), los amigos apoyan a los dos por igual doblando sus terapias psicoanalíticas. Pero en esta situación también crece una especie común, el buitre rapiñador que siempre aprovecha la coyuntura para acercarse a uno de los dos novios dolientes para consolarle... y de paso consolarse él (o ella) tambien.
- Y finalmente está la pareja que hace separación de amigos desde el principio. Los de ella son de ella y, aunque te toleran, nunca serán tus amigos y los de él son los de él y nada más. No se hacen mezclas, por lo peligroso que pueda llegar a ser.
Puede resultar mejor esta opción. Te garantizas que, como a ella no la conocen del todo bien, no la pueden machacar por la espalda con la consiguiente pitada de oidos y a la vez te garantizas que el buitre que casi todo el mundo lleva dentro no ataque por sorpresa aprovechando el cadaver reciente.

También el reparto de bienes materiales intercambiados, regalos y otras zarandajas daría para un libro entero. Por propia experiencia diré que nunca jamás reclamé ningun regalo hecho a la otra persona, hay que ser elegantes. A pesar de que algunos tuvieran gran valor, tanto económico como sentimental.
Ultimamente me he curado en salud y han pagado justos por pecadores. Si no se intercambia nada, nada hay que reclamar y repartir cuando sobrevenga la posible ruptura.
Es triste, pero es más efectivo que pasar el mal trago de pedir cosas que ni tan siquiera quieres pedir porque nunca pudiste imaginar que lo tuvieras que hacer.

Incluso con los amigos de la otra persona a los que prestas y te prestan cosas surge el problema de devolverlas cuando se rompe la relación, pues existe la idea que si el nexo de unión entre las dos personas ya no va a estar en la vida de uno, esa relación se va a perder.
No tendría por qué pasar eso pero... eche o que hai.

Nunca hubiera querido repartir nada. Nunca hubiera querido que amigos hubieran tenido que tomar partido por unos o por otros.

La vida tiene que ser más facil que todo eso, no creen?

-----------------------------------------------------------------
Una historia siempre tiene dos finales, el tuyo y el mío,
no recuerdo cuántos daños cerebrales causamos los dos.
Pero es cierto, ninguno está contento,
yo no soy el tuyo y tu no eres mi centro, ya no, esto se acabó.
Nada es tuyo, nada es mío, cómo repartimos los amigos,
cómo repartimos los recuerdos de este amor
-----------------------------------------------------------------

2 comentarios:

koe dijo...

por una vez, y sin ke sirva de precedente, has sido original.
del tema de amigos, poco tengo ke aportar. lo unico,ke estoy en medio de una relacion por ser la mejor amiga de los dos. y aunke me congratula conocer a gente tan estupenda, reconozco ke cuando hay broncas, me vuelven loca; a veces, "teleterapia koe" (llamadas laaaargas de cada uno explicandome lo mismo e intentando llevarme a su bando) cierra por puro agotamiento mental.
yours,
k.
p.s. reclamo mis derechos de autor sobre la frase final

and... that's it! dijo...

y un día volví. No sé si fui millones, de a poco iré volviendo. Te extraño amigo y ciertamente yo estoy de TU lado... lo de la repartida de bienes es una realidad, siempre dije que uno no puede repartirse a los amigos, nadie es dueño de una persona... Lo digo de liberada pero bien que me dolió cuando amigos míos se hacían los buenos con "él" y festejaba como loca cuando amigos de él "me seguían queriendo a mí"
jajaja
poco adulta?
Totalmente adultera.
besos