Premios 20Blogs

30.12.07

El Coste De La Elegancia

Ayer me levante con ánimos de comprar los últimos regalos navideños. Tarde, eso si, aunque no me acosté demasiado tarde después de una conversación con el otro lado del mundo.
A pesar de que las compras fueros fructíferas, aun me quedan por comprar algunos obsequios que, seguramente, quedan para el último momento debido a que siempre ando escasito de tiempo.
El caso es que también tuve que acompañar a mi señora madre a comprar el regalo de mi padre a una joyería amiga. Y ahi es donde se destapó mi vena consumista. Autoconsumista diría yo porque antes de pedir que me regalaran algunas cosas que allí vi, me adelanté y me las autorregalé. Así evito que se tengan que romper la cabeza para regalarme algo... aunque bien pensado igual fue peor el remedio que la enfermedad porque si pretenden regalarme ahora no van a saber qué.

Yo casi nunca llevo ningún adorno joyístico no porque no me guste, sino porque soy un desastre y suelo perder cualquier complemento que me ponga. Aun así, se me antojó adornarme un poco las manos y me compré un anillo de plata parecido a uno que ya tenía pero que se me rompió.
Me lo he colocado en el dedo casorio no con ningún ánimo, sino porque era en el único que me valía y no lo pensaba agrandar o achicar en función del dedo. Comprometido conmigo mismo que para eso soy el que más me quiero. Y no me beso porque no tengo dos cabezas que si no...

Después subí un poco más arriba y vi que el reloj que llevaba estaba pasadísimo de moda y que iba a necesitar uno nuevo. Dicho y hecho. Solicité que me mostraran relojes, vi uno acorde a mis posibilidades y gustos calidad-precio, me lo probé y lo compré. Vini, vidi, compri.

Para entonces ya mi tarjeta rogaba que no la siguieran maltratando pero descubrí un juego de corbata más gemelos que me entró por los ojos y como para algunas cosas no me sé decidir elegí dos juegos. En realidad la dependienta eligió uno de ellos por mi, porque según ella "alguien como tu tan elegante debe tener un juego de estos en el fondo de armario". No hay nada como regalar la oreja para conseguir una venta. Y no hay nada como no saber decir que no. De ser mujer yo creo que hubiera sido puta por no saber negarme.

Total, salí a comprar regalos y el que más beneficiado salí fui yo. El nuevo año lo empezaré totalmente renovado (por dentro... y eso también se nota por fuera) y elegante.

La elegancia tiene su coste... pero también tiene que haber materia prima.
No creen?

P.S. : Si tienen la gran idea de hacer una colecta entre mis lectores para hacerme algun regalo, tengo dos peticiones que me harían especial ilusión: una gafas RayBan y el libro de Julio Cortazar "Rayuela". Aun nadie se dignó a regalarme alguna de estas dos cosas.
Con todos los lectores que son, el coste sería reducido. Piensenlo. Gracias de antemano.

-----------------------------------------------------
Con mi tarjeta dorada no me puedo comprar nada,
el amor no se puede pagar.
Saco pecho y camino por el techo,
otra vez va a ser mejor comprarlo hecho al amor...
------------------------------------------------------

4 comentarios:

koe dijo...

ainsss, ke se me salta la lagrimilla. me llena de orgullo y satisfaccion tu jornada dedicada a orar al dios visa.
podria ser cruel y recordar formas y diseños de tus corbatas, pero si tu (segun el dudoso juicio de la dependienta) eres elegante, yo soy una señora, y como el espiritu navideño campa a sus anchas, correre un (ES)tupido velo sobre el tema.
sobre el anillo, me muero y no te educo, chaval. lo sexy es llevarlo en el dedo pulgar, lo aburrido, espantapolvos y normal es llevarlo en la mano izkierda. pero... ponerlo en el dedo de las alianzas??? tu estas colgado? tu sabes lo jodido ke esta el mercado como por encima ir poniendo trabas??? como ilustre bastion de la solteria treintañera, te recuerdo ke lo primero ke hacemos es mirar precisamente ahi, en ese dedo.
las gafas te las regalara tu santa madre, y el libro, ya me lo dejaras, jajajaja. yo me conformare con ke me regales cualkier cosa ke lleve el numero 36.
yours,

k.

p.s. gran frase la de "de ser mujer, creo ke habria sido puta..."
p.s.2. creo ke deberia hacer un blog. mis comentarios son cada vez mas largos.

Pataca me dicen dijo...

No creo que necesites que alguien te regale un libro, no es algo tan costoso, por lo menos en mi país, que salen 10 dólares en promedio...o podés bajarlo por algún p2p al mp4... Si nos vas a pedir algo que sean imposibles. JAJAJAJA!
FELIZ 2.008

Lexi dijo...

pataca tiene razón!!!!
y además cómo no tiene rayuela???????????????
saludos porteños y feliz 2008!!!!

El Salmón dijo...

- Queridisima Koe : Sé que serías una gran y fiel compañera de compras. A ver si arreglamos en una de tus cada vez menos habituales visital (al menos yo no me entero) una sesión de compras tu y yo. Tranquila por el anillo, es un solitario y no parece que me hayan enganchado si lo llevo puesto. Es más, juraría que gusta... jajajaja. Mil besos

- Pataca : No es problema comprarse el libro (será por dinero... jajajaj) sino que me gusta que me regalen libros. De los cientos que tengo, muchos muchos me los regalaron. Además, regalándome un libro aciertan seguro. Lo digo para próximos compromisos... jejejej. Bienvenida, ya me paso por tu blog y te añado a mi olimpo salmónido. Besitos.

- Lexi : las mujeres siempre tienen la razón, lo he aprendido con los años. Y si, comprendo la indignación que causa el saber que no tengo Rayula. Pero me perdonas, si?. Bienvenida too. Besitos