Premios 20Blogs

13.1.08

El Carrito De La Compra

Recién vengo de hacer la compra.
Hoy es uno de esos domingos al año que permiten a las grandes superficies abrir y seguir amasando la monstruosa fortuna que poseen.
La verdad es que a mi me gusta ir a comprar a las grandes superficies. A pesar de que necesitas 2 cosas y acabas llevándote 20, me gustar ir por ver los artículos, te puedes encontrar gente conocida y te pueden surgir anécdotas.

Como la que me ha pasado en la sección de productos para el baño, cosméticos e higiénicos. La sección, donde se encuentra el gel de baño y el champú, también comparte espacio con los condones. Iba yo mirando gel de baño y champú, distraidísimo como siempre, por si se me pasaba la marca de mi gel y champú, cuando he chocado mi carrito estrepitosamente contra la zona muslo-nalgar de una rubia de bote (me ahorro la rima...) que se ha quedado impactada, y nunca mejor dicho.
Yo, que no quería chochar, rapidamente he pedido perdón con mi mayor de las sonrisas. La rubia, que me ha perdonado a pesar de que la he hecho daño, me ha mirado como diciendo "uh, me has dado pero bien dada... y no veo protección en tu carrito...".
No ha habido daños mayores con la rubia y yo he conseguido mi champú para cabellos oscuros.
Será una señal del cielo? Estaré próximo a entrar en mi fase rubia?. No lo creo...

La hora que ha durado mi visita al centro comercial se resume de la siguiente manera : 58 minutos en la sección de discos y libros y 2 minutos para comprar los productos que necesitaba (champú incluido).
No suelo entretenerme en ver precios, calidades o si todas las hojas de la lechuga están sanitas. Veo, compro y pago.
Otra cosa es en las secciones que a mi me interesan : los discos y los libros. Discos no he comprado porque no hay nada nuevo bajo el sol. Tan solo una leve arcada al ver el disco de Bustamante entre los más vendidos (mi amiga Ana se enfadará por este comentario).
Con los libros es otra cosa. Miro, re-miro, me pauso, observo, leo sinopsis y al final... mucho después... compro.
En el día de hoy he cambiado de libro 4 veces. Comencé queriendo "El Código da Vinci" en edición de bolsillo, ya que el libro bueno se lo quedó una ex-novia mía, como tantos otros (la de la bilirrubina era). Después observé el libro de la gran Carmen Porter "La Iglesia y sus demonios" y sustituí el best-seller de Dan Brown por el misterio de Carmen.
En otra gondola vi otro ejemplar llamado "En el blanco" de Ken Follet que me llamó la atención pero demasiado caro para mis pretensiones así que finalmente opte por comprar un libro de Eduard Punset, "El alma está en el cerebro", que promete en su introducción.
Me los hubiera comprado los cuatro pero no era cuestión de llevar más literatura que alimentos a casa así que espero que Eduard me sacie el ansia de lectura.

Como ven, no puedo ir de compras. Lo guardaría todo en el carrito... incluso lo intento con las rubias....

5 comentarios:

Lexi dijo...

ehm... las morenas argentinas ocupamos más espacio en un carrito de compra!!!!! jAJjajajajaja

Anónimo dijo...

Bustamante entre los más vendidos??? Vaya, que raro ¿No????
Claro que lo dice alguien a quien le gustan las rubias y Ken Follet....Sin comentarios.

Bss

Miss Betty dijo...

Adoro los super grandes!
Fea la actitud para las NO rubias. DISCRIMINACION!

El Salmón dijo...

Lexi : yo a ti te monto en mi carrito y si hace falta saco todo lo que haya adentro ehhh... Muacksss

Ana-onima: Perdoooonameeee peerdoooonameeee.... jajajajaja.

Betty (la guapa) : si es que uno no sabe ya como contentar a todas... De discriminación nada. Si sos morochita, vivan las morenas!!

La negra me desintegra y la rubia viene y se va. Mi corazón pertenece a la que lo quiera comprar.

Victorya dijo...

bustamante entre los mas vendidos? desde que la gente se ha enterado que va a ser papa, quieren que ese niño no pase hambre, y no le falte de nada..estoy segura!

Por lo de las grandes superficies..debo decir que mi unica tarea del hogar es ir a comprar una vez a la semana, y desde que soy temas los sabados se me ha eximido de tal labor. Esa gran labor! elegir lo que iba a comer mi familia durante toda la semana,seleccionar los productos mas exquisitos entre tanta marca..comprarme lo que yo quería e incluirlo en la cuenta de mis padres sin pedirme explicaciones...
Oh, Gran Sábado, día de la compra semanal, te echo de menos, pero el que vuelvas a mi vida, no sería buena señal, al menos no una buena señal estudiantil.