Premios 20Blogs

10.11.07

Ánima

Gracias Teo

Ánima : alma que pena en el purgatorio donde tiene que pagar todas las faltas que cometió en la Tierra antes de ser perdonado y poder dirigirse al cielo.

- Ya era hora no?
- Lo siento te iba a llamar pero...
- Siempre hay un pero. No has podido hacer una simple llamada?
- Sonia, tranquila...
- Son las dos de la mañana. Cómo quieres que esté tranquila?. Ya pensaba que te habia pasado algo
- Qué me iba a pasar? Mira, ya voy de camino acasa. En menos de una hora estoy allí. Esperame en la cama, anda.
- No tardes...
- De acuerdo. Mil besos

Sonia, como otras noches, se metía en la cama sola hasta que Daniel llegara a casa.
Era bastante miedosa por lo que siempre dejaba la luz del pasillo encendida y la puerta de la habitación entreabierta para no quedar a oscuras.
No tardó mucho en quedarse dormida pero... algo la hizo despertar sobresaltada...

Un sudor frío mojaba las palmas de sus manos mientras una sensación de angustia oprimía su pecho.
Aquella respiración entrecortada se heló de inmediato cuando pudo ver que la puerta de la habitación... ¡estaba cerrada! y la luz del pasillo... ¡apagada!...

- Daniel... !!! Daniel... !!!

Pensó que Daniel había llegado a casa mientras dormía pero cuando miró el despertador que tenía en la mesilla se dió cuenta de que eso no era posible. Habían pasado 25 minutos desde que ambos hablaran por teléfono...

Sonia comenzó a encontrarse muy mal. En un segundo se debilitó del tal manera que casi a plomo, de medio lado, cayó sobre su almohada. Apenas podía moverse.
Una inquietante y dolorosa sensación de pena se apoderó de su cuerpo. Sus ojos se empañaron en lágrimas que suavemente se deslizaron por su mejilla.

Aquel llanto sin motivo cesó de inmediato cuando notó que si alguien que estuviera debajo de su cama presionara levemente el colchón hacia arriba.
Sonia intentó incorporarse pero fue incapaz. Aquel sentimiento de pena se hizo más agudo. Podía oir perfectamente como los latidos de su corazón retumbaban en su pecho... mientras una brisa helada parecía acariciar su cara...

Segundos después notó como si alguien se levantara de la cama y abriera la puerta desde dentro.
La joven logró darse la vuelta y ver quién se encontraba junto a la puerta...

- Perdóname...

Era Daniel que tras pedir perdón a su esposa se giró muy despacio perdiéndose paso a paso en la oscuridad del pasillo.

Tal día como hoy hace justo un año después de que Sonia y Daniel hablaran por teléfono tuvo lugar un trágico accidente...

- "De acuerdo. Mil besos"
- Y para mí que pasa? No hay besos?
- Uhmmm para tí tengo todos...
- Cuidadooooo... !!!

Dias después, sumergida en un profundo dolor, Sonia puso fin a su vida.
Junto a su cadaver dejó una nota en la que se podía leer :

"SEGUIRÁS PIDIENDO PERDON HASTA EL DÍA DEL FIN DEL MUNDO..."

1 comentario:

koe dijo...

di ke si, reina. ke se joda, por cabron.

yours,

k.